Un Instrumento Musical Debe Ser Una Extensión De Tu Cuerpo

Así como el instrumento de la voz es parte de tu cuerpo, un violín, bajo, guitarra, batería o saxofón deben ser como una extensión de tu cuerpo.

Se debe ver fácil pero no lo es

Cuando empecé a estudiar canto moderno para ampliar mis capacidades como artista escénica, empecé a ver, sentir y entender la precisión con la que se debe cantar y lo difícil que era poder lograr sonidos sin perder la expresión y la naturalidad.  

Una vez mi profesor de canto me dijo algo que es clave, no solo en el canto sino también en cualquier otro instrumento musical, baile u otro arte: ”Es muy difícil cantar bien, pero debe verse como si fuera muy fácil de hacer”.

Palabras más ciertas no podrían haber sido dichas de una mejor forma. Como artistas hay que entrenarnos para que salga de una forma tan natural, que se pensase que nacimos así, pero incluso el más genio de los talentos innatos, tiene que cultivarse. Incluso, el prodigio con un talento innato natural que no se entrena y se educa, será superado por aquellos que tuvieron que trabajar cien veces más duro para poder ser buenos.

Empezar con un Instrumento Musical

Cuando bailo, canto o actúo, podría decirse que lo hago de forma automática. Cada acción requiere un esfuerzo pero la verdad que ya es algo de costumbre. Es por eso que siento algo de frustración cuando me pongo con la guitarra o con el piano.

Ver a mis amigos tocar con fluidez y precisión me genera bastante frustración al compararlos con mis manos torpes y carentes de coordinación. Cualquiera pensaría que no he pasado por este proceso antes, pero lo más gracioso es que actúo y me siento como si no hubiera pasado por un proceso similar con el canto, baile y actuación, en más de una ocasión.

Todos tenemos que tener en cuenta que al principio es triunfante, pero solo la perseverancia, la disciplina, las ganas de hacerlo y el tiempo, nos permitirá expresarnos con el instrumento como cualquier otra parte de nuestro cuerpo.