Tu Instrumento Musical

Instrumentos de viento, percusión y cuerdas; hay muchísimos de donde escoger y cada tipo tiene una gran variedad de donde escoger. ¿Cómo escoger el mejor instrumento?

Un Instrumento Musical es como tu media naranja

Puede que el primer instrumento que elegimos no sea el correcto y ciertamente solemos elegir un instrumento que sea popular, simplemente porque lo vemos en nuestro día a día con amistades, en la calle, televisión o en el cine; pero lamentablemente no es como funciona, cada persona responde diferente a cada instrumento.

Ciertamente hay instrumentos que necesitan más tiempo que otros para que empiecen a sonar decentemente, pero cada instrumento tiene su encanto y dependiendo de las habilidades y forma de ser de cada persona, hay una tendencia a ser más o menos compatible.

Cuando empecé a interesarme por descubrir cual sería mi nuevo instrumento, mis amigos me guiaron y me explicaron lo importante del factor edad. Hay instrumentos, como los no temperados, como el violín o la viola, que requieren que la persona tenga una edad para empezar a aprenderlo. Eso no significa que alguien de 35 años non pueda aprender, pero no será capaz de tener un nivel profesional, tal como el piano, si no se empieza desde muy joven, habrá piezas muy complicadas que el instrumentista no podrá tocar con la debida precisión.

Mi primer intento fue con el instrumento de cuerdas, el más popular, la guitarra. La verdad que fue bastante divertido, pero al poco tiempo empecé a sentir que no era para mi. Me considero una chica bastante fuerte en carácter y fisicamente, pero la tensión de las cuerdas era un factor distractor. Tal vez ha sido el baile que me ha enseñado a tener hasta el más pequeño músculo de mi cuerpo relajado.

Si te sientes cómodo es tu instrumento

Después de varios intentos me decidí por el piano. Sé que es un instrumento complicado y difícil, pero me sentí cómoda por dos factores: por la parte visual y la sensación. Visualmente, a diferencia de la guitarra, se puede entender la posición de las notas, y la sensación es mucho más cómoda.

Ciertamente la presión correcta que hay que aplicar sobre las teclas se logra durantes años de práctica, pero como novata puedo decir que desde un principio se me ha hecho muy cómodo. Será ahora mi instrumento.